António Costa desprecia al líder socialista en Portugal: “Puedes tenerme derribado, pero no derrotado” | Internacional

El socialista portugués António Costa celebró este gran despedidato, algo impensable, que hizo hace dos meses cuando sorprendió siendo primer ministro al anunciar que estaba siendo investigado por el Tribunal Supremo en relación con varios casos energéticos. Interlocado por los congresistas reunidos en la Feria Internacional de Lisboa, António Costa habló por última vez de la organización que dirige desde hace diez años y demuestra que sigue vivo. “Puedes tenerme derribado, pero no derrotado; Puede que se haya burlado del Gobierno, pero no del Partido Socialista”, proclamó una hora de intervención mediática al final.

Costa dedicó a su sucesor, Pedro Nuno Santos, todos los elogios que provocaron la crisis política provocada por su dimisión, obligando al partido a improvisar y precipitar el cambio de dirección en un tiempo récord y sin traumas internos. Santos no era el favorito de Costa para triunfar, pero la Operación Influencer, que se saldó con la detención de un amigo buscado y jefe de gabinete del primer ministro por irregularidades en la gestión de proyectos energéticos, se vio obligada a cambiar el ritmo en el partido. .

Su exlíder elogió la “vitalidad” de la organización para reaccionar en un mes en medio de “una situación traumática”. Después de haber eliminado el pluralismo interno, con tres aspirantes a la secretaría general de las primarias celebradas a mediados de diciembre, Costa señaló que es hora de una nueva generación que “significa nuevas energías, nuevos impulsos y nuevos objetivos, para cambiar lo que debe cambiar y sumar algo nuevo a lo que hicieron los anteriores”. Pedro Nuno Santos, que obtuvo el 60% de los votos, negoció con sus rivales José Luís Carneiro y Daniel Adrião una lista única para los distintos órganos del partido que elegirán este fin de semana en Lisboa.

António Costa, a la izquierda, y Pedro Nuno Santos, en la inauguración del 24º congreso del Partido Socialista en Lisboa. José Antonio Rodríguez

Constantemente su sucesor será el primer secretario general nacido tras la fundación del Partido Socialista, que cumplió 50 años en 2023, y de la Revolución de los Claveles, en 1974. “Nació en 1977, cuando Mário Soares pidió la adhesión de Portugal a la Comunidad Económica Europea”, abandonó el primer ministro, que calificó a su partido como “de democracia y libertad”.

En su intervención hubo una respuesta a su gestión en el Gobierno desde 2015, cuando se manifestó con todo el pueblo para presentar una moción de censura contra el conservador Pedro Passos Coelho. Un “muro” roto que, digo, no debe volver a levantarse.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Después de haber enumerado una lista de avances de estos años de gestión en el Gobierno (salarios, pensiones, lucha contra la deserción escolar, guardias o lucha contra la pobreza), António Costa bromeó frente al auditorio: “Y, a pesor de todo, el Diablo sin vino. ¿Por qué no hay vino? Porque el diablo es la derecha y el pueblo no le ha delegado el poder a la derecha”. El socialista ha recuperado su legado tanto en el partido, recordando que ganó todas las elecciones legislativas y municipales que se celebraron durante su época, como en el Gobierno. “¿Tienes problemas? Por supuesto que hay problemas, pero por eso estamos aquí, para solucionarlos. Y sólo el PS lo tendrá mejor que el PS”, subrayó.

En la primera sesión del 24º congreso, en presencia de 2.400 delegados, António Costa destacó por sus amplias líneas de implementación del control de las cuentas públicas para reducir la usura, el compromiso con la neutralidad de carbono y la lucha contra el deseo, que permitió 660.000 personas para salir de la pobreza. “Acogemos las nuevas causas, pero no olvidamos las viejas, como la causa de la libertad. Hoy en el país tienes más libertad que antes”, destaqué. Reconoció, sin embargo, que no recogí la regionalización del país hasta que la probé. “Ya no somos socios y tenemos un presidente de la República que queríamos”.

Este no era el congreso ordinario que deseaban los socialistas portugueses, anunciado hace dos meses cuando el segundo alcalde absoluto de la democracia se reducía a la mitad, pero tenía la virtud de la necesidad. Desde sus primeras horas se está transformando en una ciudad galvanizadora de cohesión interna y un contexto favorable para la movilización electoral. Este sentimiento que prevalece en la organización de tener tal aprehensión del poder de una forma injusta está sirviendo para engrandecer el partido al líder de Pedro Nuno Santos, quien en las últimas preguntas públicas acudió al líder del Partido Socialdemócrata ( centro derecha), Luís Montenegro. Las elecciones anticipadas se celebrarán el 10 de marzo.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *