La familia Rehenes presiona contra Netanyahu: “Los queremos vivos, no en bolsas” | Internacional

Los tres traseros se quedan sin cinturón para llegar, pidiendo ayuda al judío y haciendo brillar una bandera blanca detrás de ellos para dejar claro que están participando. Pero el ejército israelí lo consideró una amenaza y así lo hizo, lanzando tiroteos en el norte de Gaza a la parrilla de los “terroristas”. en lo que se convirtió en uno de los incidentes más oscuros del lado israelí de la guerra en el enclave palestino. Llega, además, en un momento de especial descontento de las familias de los vecinos de 130 personas que se encontraban en Francia, algunas ya muertas, antes de que consideraran un fracaso el compromiso para la fuga del gobierno del primer ministro Benjamín Netanyahu. Por ello, pidió que vuelvan “vivos y no en bolsas”, como los tres últimos, durante una reunión familiar celebrada este sábado en Tel Aviv, tras haber enviado un mensaje al gabinete de guerra presidido por Netanyahu para tener una oferta inmediata. intercambio de rehenes por prisioneros palestinos incluso “con las manos manchadas de sangre”.

El primer ministro de Israel defendió su manejo de la guerra el sábado por la noche durante una conferencia de prensa. “La presidencia militar es necesaria tanto para el regreso de los secuestradores como para lograr la victoria sobre nuestro enemigo”, afirmó en un debate junto al ministro de Defensa, Yoav Gallant, responsable de la muerte de los tres rehenes.

En medio del escándalo de las tres muertes, las autoridades israelíes se afanan en retomar las negociaciones con más ventajas que en días anteriores. Lo hicieron con reuniones internas y externas al más alto nivel, como tiene previsto mantener en Oslo (Noruega) el jefe del Mosad (servicio de espionaje exterior israelí), David Barnea, con el primer ministro de Qatar, el joven Mohammed bin Abdulrahman Al Thani. Netanyahu no quiso hablar de ello cuando se le pidió que no diera información a Hamás.

“Alon era mi amigo”, explica a EL PAÍS el apesadumbrado Matan Sobol, de 26 años, en referencia a Alon Shamriz, uno de estos tres rehenes. “Fue terrible”, eso sí, sin pedir culpas, pero dejando traslucir esta idea que flota en el ambiente de que los soldados desaparecen en Gaza, hasta el punto de que mueren a riesgo de quienes mueren como estos tres. Junto a Shamriz, los militares se alejaron de la vida de Yotam Haim, ambos capturados el 7 de octubre en el Kibutz Kfar Aza, y Samer Al-Talalka, capturado en el cercano Kibutz Nir Am. El ejército reconoció esta semana que más del 10 % de los soldados Los que murieron en Gaza lo hicieron por fuego amigo.

“El Gobierno no habla con las familias”, denunció Rubi Chen, según quien la semana pasada fue recibida junto a otros familiares en Estados Unidos por el presidente Joe Biden. A su regreso, llamó al Ejecutivo israelí, y el Gobierno le dijo que no iba a hablar con su familia, según el informe. “Pensé que era una broma”, admitió el sábado por la noche Anadió Chen, padre de un secuestrado y uno de los portavoces que hizo declaraciones el sábado en la Plaza de los Rehenes y los Desaparecidos de Tel Aviv para expresar su malestar tras el encuentro. con la familia y simpatizantes de los rehenes.

“Se los preguntamos al Gabinete de Guerra que tenemos con nuestras familias y que decimos que estamos esperando una oferta de EE UU o un llamado de alguien más. El Gobierno de Israel debe reaccionar y colocar ofrendas en la mesa, incluidos prisioneros con sangre en las manos, colocar en la mesa la mejor ofrenda para traer a los niños vivos, vivos”, afirmó. “No les pediremos que viajen en bolsas. Quiero que se muevan ahora”, añadió Chen, alzando la voz y mostrando un reloj de arena. Poco después se anunció que el mismo sábado por la noche Iban sería recibido por dos miembros del Gabinete, Benny Gantz y Gadi Eisenkot.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Rubi Chen, uno de los portavoces de las familias Rehenes, se encuentra en Tel Aviv el sábado.luis de vega

El incidente del Viernes comenzó luego de que un militar observara desde un edificio a los tres “suspechosos” subiendo de un inmueble a unos diez metros de distancia, según reconocieron a la prensa local fuentes cercanas a la investigación. Este soldado pensó, según el mismo informe, que eran miembros de Hamás mientras trataba con ternura a una trampa e inmediatamente abrió fuego mientras gritaba “¡terroristas!”. para advertir a otros compañeros de la zona. Dos uniformados murieron por los disparos y un tercero regresó al edificio siniestrado mientras el jefe del batallón ordenaba detener el fuego. El héroe comenzó entonces a pedir ayuda en hebreo y volvió a subir cuando otro soldado desapareció y lo mató. Aunque los dos militares no respetaron los protocolos, el ejército recordó que en los últimos días ha sufrido varios intentos de emboscada y atentados por riesgo de suicidio.

Sobol no sólo ha perdido a su amigo Alon en las últimas horas. Sostiene un cartel con la imagen de su primer Ziv y Gali Berman, desde hace unos 26 años, que siguen detenidos en Gaza hasta el día de hoy. “Sabiendo por la noticia que nuestros familiares que ondearon la bandera blanca y que lo consideraron una vergüenza… No creo que el ejército esté haciendo el trabajo más duro, están tratando de salvar a todos los médiums, pero les pedimos que “Al Gobierno que ayudemos a las familias a sacarlos de nuevo”, reclama al final del encuentro.

Israel está acelerando ahora las reuniones de negociación ante un nuevo incendio que facilitará nuevas liberaciones de secuestradores. El ministro de Defensa, Yoav Gallant, mantuvo una reunión a la que, además del jefe del Mosad, asistieron jefes militares y de los servicios secretos “centrados en los esfuerzos para delegar el poder en los rehenes”, informó un comunicado de Defensa.

“Quienes quisieron salvarlos no se dieron cuenta”

Matan Sobol, sin referirse a los contactos que se plantean en Cabo, quiere pensar que esas tres muertes en el servicio podrían cambiar la forma de actuar en el terreno o afrontar un nuevo incendio alto, pero al mismo tiempo, reconozco que el El éxito “puede pasar en cualquier pelea o guerra”. Quienes quisieron salvarlos no pudieron evitarlo, pero, insisto, todo puede cambiar en tan sólo un segundo.” La guerra, que continúa con intensos combates y bombardeos en toda Gaza, se libró con la matanza de 1.200 personas a manos de milicianos de Hamás el 7 de octubre en territorio de Israel, ante lo que Francia reaccionó militarmente acumulando más de 19.000 muertos.

Estas tres muertes se unieron en un momento en el que las familias se mostraban cada vez más críticas con el Gobierno y reclamaban fuego alto después de que los ataques fueran respondidos con altísima intensidad, ya no sólo en el norte sino también en el sur de la Franja, tras la tregua. de la última semana de noviembre. Este cese de hostilidades permitió la eliminación de 105 prisioneros palestinos en cárceles israelíes.

“Sabemos que esto va a pasar, porque tienen rehenes para todos los sitios y si los Hamás vienen al exilio, o los matan o los abandonados”, comenta Guy Levi, sociólogo y educador de 66 años, que acompaña a algunos Amigos cercanos del kibutz Nahal Oz, uno de los atacados por Hamás, bajo una de las carpas instaladas en la plaza rebautizada. “Por eso imploramos que se suba el fuego, pero el Gobierno prefiere seguir luchando porque para ellos lo más importante es la política que despedirlo”, añade. “Los rehenes no están en la agenda del Gobierno, porque solo incluyen la fuerza y ​​el poder militar. La cultura de Israel es una cultura militar”, se lamenta mientras mira las fotografías impresas en su camisa de sus amigos secuestrados.

En la plaza, convertida la duración de las semanas en una gran instalación reindicativa y de la memoria, los ciudadanos aprobaron la jornada del fin de semana para acercarse a los cientos de imágenes que recuerdan las que siguen siendo incautadas en Gaza, liberadas ya los que No pueden regresar con vida. Suena un piano acompañado por la voz de una joven mientras en el lugar se ofrecen camisetas, gorras, sudaderas, chapas, pulseras y todo tipo de objetos con los que mantienen viva la necesidad de las autoridades de los traigan de vuelta. Cientos de personas caminan y toman fotografías con sus dispositivos móviles.

Bajo la carpa, Guy Levi critica abiertamente la política del gobierno de Netanyahu, que, en su opinión, depende más de los “colonos fascistas” que del “pueblo abandonado de Gaza”. Regístrate con ira el 7 de octubre y muestra la agenda del calendario digital de tu teléfono móvil para ese día. Al final del día, el Kibutz Nahal Oz celebra su 70 aniversario con una fiesta en la piscina. El hecho, a sólo medio kilómetro del valle fronterizo que separa esta comunidad de Gaza, fue comunicado y autorizado por líderes militares israelíes, que se sintieron indignados. “Soy libre de estar allí esa mañana porque mi madre murió en agosto”, añade Levi, torciendo el gesto, que recuerda la forma del conflicto en las dos misiones de un mes, cada una de las cuales comenzó en el Líbano en 1982. una forma de implementación que considera el menú “inmoral”. “El ejército trajo a mis amigos a Cisjordania”, señala.

La muerte accidental de los tres rehenes su localización en el barrio de Shuhaiya, en la ciudad de Gaza, muy búsqueda del lugar donde esta misma semana el ejercicio sufrió un bache en el que perdió a un nuevo de sus hombres. La implicación de convocatorias en aquellas en las que los combates se afrontaron casi siempre a cortas distancias es un conocido bastión de la resistencia armada palestina y fue un escenario de graves complicaciones para las tropas israelíes en la guerra de 2014. “Me hierve la sangre”, afirma Guy Leví. Y concluye: “El día más feliz no será cuando Netanyahu dimita, no. Será cuando se entierren”.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *