Los ataques contra objetivos de la milicia hutí en Yemen intentaron alcanzar el abismo en el Mar Rojo | Internacional

La tensión y la incertidumbre en las regiones del Mar Rojo y el Corazón de África están creciendo rápidamente debido a una combinación de movimientos militares, comodidades comerciales marítimas globales, disputas territoriales, maniobras diplomáticas y crisis humanitarias que afectan el abismo de este pequeño pero precioso espacio estratégico. El riesgo de escalada aumentó significativamente después de que, en la última hora de la juventud —madrugada de este viernes en España—, Estados Unidos y Reino Unido se lanzaran contra objetivos rebeldes en Yemen, en un intento de reducir sus capacidades. militar, según Washington, que lideraba desde diciembre una fuerza naval internacional desplegada en la costa del Mar Rojo, en la que España se había negado a participar. Desde noviembre, la milicia fundamentalista yemení se acerca a las flores que pasan por esas aguas, transportando alrededor del 12% del comercio mundial por el Canal de Suez.

Esta respuesta militar afectó a 60 rebeldes blancos yemeníes, incluido el estratégico puerto de Al Hodeida, que se produjo tras Marte, el movimiento yemení, que conoce la ayuda de Irán y controla el 30% del territorio del país, lanzará su mayor ataque contra barcos en la Línea Roja. Mar hasta el final. Días antes, la coalición naval bautizada como Guardián de la Prosperidad había declarado que tendría que asumir las consecuencias de seguir perturbando el tráfico marítimo en esas aguas.

A mediados de noviembre, en respuesta a la devastadora ofensiva israelí en Gaza, el movimiento hutí ataca a comerciantes supuestamente destinados –en ocasiones erróneas– a Israel. Estas acciones han sido tomadas por las mayores compañías navieras del mundo para evitar estas aguas, incluso si implican circunnavegar África, lo que ha limitado las flotas al 170%.

Hoy, los hutíes perpetraron 27 ataques, según el Mando Central de los Estados Unidos (CENTCOM). El impacto en el tráfico marítimo es claro: el número medio de sobres que cruzaban Bab El Mandeb -el estrecho paso por el que se accede al Mar Rojo- cada semana provocó un aumento del 45% respecto a un año antes y en el Canal de Suez lo hubo es del 28%, según la plataforma de seguimiento del comercio marítimo PortWatch. El tráfico en Cabo de Buena Esperanza, Sudáfrica, registró un aumento del 63% en el mismo período.

El ataque contra objetivos hutíe en Yemen, ocurrido el día después de que Irán capturara un petrolero en el cercano Golfo de Omán, ya ha provocado las primeras reacciones en la región. Arabia Saudí, que negociaba desde hacía un mes el fuego final con las milicias hutíes, su enemigo en los nuevos años que duraba la guerra en Yemen, quería contener y “evitar una escalada”. La respuesta de los rebeldes se lanzó con una andanada de misiles balísticos y cruzados contra los pozos de guerra de Estados Unidos y Reino Unido en el Mar Rojo, según informó EFE citando fuentes milicianas.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Piratas

Estos ataques contra las milicias yemeníes tuvieron lugar en aguas cercanas al punto crítico de la piratería. El 4 de enero, una organización asociada a la Royal Navy británica informó que había recibido información sobre un ataque de un grupo de piratas a un empresario que navegaba frente a las costas de Somalia, quien llamó a intervenir con un contingente de la Armada India.

Un funcionario de la Oficina Marítima Internacional, Cámara de Comercio Internacional de Londres, informó a EL PAÍS por correo electrónico de otro incidente similar a mediados de diciembre. Antes de estos dos éxitos, el último ataque objetivo de piratas se produjo en 2018. Algunos analistas creen que el destino de parte del tráfico marítimo es el de las aguas para la amenaza de los hutíes, y el alcalde está atento a recibir la Red Sea ahora, es posible que pueda escuchar alguna respuesta a los incidentes de piratería.

En todo el Corazón de África, en la horizontal sur del Mar Rojo, la tensión interna también ha aumentado dentro del radio de la empresa, el día 2 de Negro, a partir de un acuerdo preliminar entre Etiopía, el país emergió al mar más poblado del mundo. y Somalilandia, una república autoproclamada en el norte de Somalia, de la que era independiente En realidad en 1991. Este territorio tiene estatus permanente, pero no tiene reconocimiento internacional.

El documento, a la espera de ser ratificado, concede a Etiopía acceso y acceso comercial y militar al estratégico Golfo de Adén, que conecta con el Mar Rojo a través del estrecho de Bab El Mandeb, a través del territorio de Somalilandia, un cambio de reconocimiento de su independencia. Este compromiso disipó la tensión entre Etiopía y Somalia, mientras que el gobierno federal lo hizo sin autorización, nada y un acto de agresión antes de reservarse el derecho a responder. El Gobierno somalí, inmerso en una guerra contra la insurgencia Al Shabab, afiliada a Al Qaeda, ha anunciado la retirada de su embajador en Etiopía.

Esta forma de pensar ha sido igualmente criticada por Egipto y Eritrea, que mantienen relaciones tensas con Etiopía y aceptan sus ambiciones en el Mar Rojo. Yibuti, para quien las puertas de Etiopía canalizan ahora más del 95% de sus importaciones y exportaciones a cambio de actividades rentables, también reclamó respeto a la soberanía de Somalia, al igual que Estados Unidos, la Unión Europea y la Liga Árabe. Etiopía perdió el acceso a la costa después de que Eritrea se separara en 1993 durante la guerra de independencia.

“Los países de la región se han alineado en el regreso a esta crisis, y Somalia ha apoyado a Egipto y Eritrea. Dada la historia de guerras en el corazón de África de la delegación, las perspectivas de confrontación regional que esto trae son considerables”, considera Samira Gaid, analista regional de la consultora Balqiis, con sede en Mogadiscio.

La guerra de Sudán

La multiplicación de la crisis en la región incluye al vecino Sudán, que ha estallado desde abril en una guerra entre el ejército regular y las paramilitares Fuerzas de Apoyo Rápido. Los paramilitares, que controlan casi toda la región occidental de Darfur y la capital, Jartum, regresaron en diciembre a una provincia clave en el centro del país, por lo que se encuentran en una posición ventajosa para decidir si tomar esa dirección, en dirección a la costa.

Si optamos por avanzar en esta dirección, y ante la gran movilización de grupos armados y civiles audaces de los paramilitares, se teme que el conflicto pueda degenerar en una guerra totalmente más atomizada, con el riesgo de no poder convertir a Sudán en un estado fallido. Los cálculos más prudentes cifran el número de muertos en menos de 12.000, y el país sufre la peor crisis de desplazamientos del mundo, con más de seis millones.

En las últimas semanas, el comandante paramilitar Mohamed Hamdan Dagalo también se ha embarcado en un torbellino diplomático solitario, que muchos sospechan fue patrocinado por los Emiratos Árabes Unidos, al reunirse con jefes de Estado y de gobierno en Uganda, Yibuti, Etiopía, Kenia, Sudáfrica y Ruanda.

“No creo que haya nada en el corazón de África que no pueda manejarse a través de canales diplomáticos, pero el problema es que nadie lo está haciendo”, afirma Cameron Hudson, experto en África del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales. . “Hay mucho espacio para la diplomacia, pero no hay diplomacia en la región”, afirma.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *